6/18/2009

POR QUÉ SE GENERAN CABELLOS CANOSOS?


casinos
casino Foto tomada de Cineando

Especialistas japoneses constataron que el estrés es capaz de volver el cabello blanco, ya que daña las células madre de los folículos pilosos.

El estrés puede hacer que el pelo se vuelva blanco, ya que causa daño en las células madre de los folículos pilosos. Esto fue probado científicamente por Investigadores de la Universidad Dental y Médica de Tokio y la Universidad de Kanazawa en Japón.

Los investigadores detectaron que la clase de "estrés genotóxico" que daña al ADN agota las células madre de los melanocitos de los folículos pilosos que son los responsables de producir estas células productoras de pigmento. En vez de desaparecer, estas células madre se diferencian formando melanocitos maduros.

Según los investigadores, cualquier cosa que limite el estrés podría detener esta pérdida de color del pelo.
COMO SE FORMAN LAS CANAS

"Los cabellos grises son una corona de honor", dice la Biblia. Sí, en otros tiempos, peinar canas era un privilegio. Sin embargo, hoy día la imagen de la primera cana en el espejo puede aterrorizar hasta al poseedor del ego más incólume.

Pero, ¿por qué y cómo encanecemos? Un equipo de investigadores de la compañía francesa L´Oréal está comenzando a contestar esta pregunta. En un trabajo recientemente publicado en el British Journal of Dermatology muestran que el proceso de encanecimiento que sufrimos los seres humanos no es instantáneo, sino que se produce por la desaparición progresiva y selectiva de melanocitos (células que confieren el color a los cabellos); en otro, con fecha de publicación para octubre en Pigment Cell Research, demuestran que su desaparición está asociada con la falta de expresión de una proteína específica, la TRP-2.

"La aparición de canas se debe a una disminución progresiva del número de melanocitos de la unidad de pigmentación; es decir, de los melanocitos del bulbo, que son los activos y los responsables de dar color a la fibra del pelo, y de los que se encuentran en el reservorio, inactivos, a partir de los cuales la unidad de pigmentación se regenera en cada ciclo piloso", explica Bruno Bernard, doctor en biología y jefe del grupo de L´Oréal que integran también los doctores Olivier Gaillard y Stéphane Commo, desde sus oficinas en París.

Según el científico, uno de los descubrimientos más sugestivos que realizaron es que, cuando esta pérdida sobrepasa un cierto umbral, la fibra del cabello se ve blanca, pero sin embargo sigue habiendo melanocitos presentes. Por otro lado, a pesar de que la proteína vinculada con la producción de la melanina, TRP-2, puede no expresarse en los melanocitos del folículo piloso de la cana, sí lo hace en los melanocitos de la piel, que no desaparecen a lo largo del tiempo ni pierden su color.

Los científicos se entusiasmaron al constatar que la desaparición progresiva de los melanocitos sólo concierne a los que no expresan esta proteína, y formularon la hipótesis de que el gen que codifica la proteína TRP-2 juega un papel crucial en el encanecimiento.

Un órgano complejo

En todo el cuerpo, una persona tiene, en promedio, unos cinco millones de pelos. Entre 100.000 y 150.000 se encuentran, solos o agrupados, en el cuero cabelludo.

Las primeras trazas de folículos pilosos aparecen muy temprano: en la octava semana de vida intrauterina -sobre las cejas, la barbilla y el labio superior- y, desde el comienzo del cuarto mes del embarazo, en el cuero cabelludo. Una actividad metabólica intensa da lugar luego al crecimiento y la coloración.

Cada cabello crece de 0,3 a 0,5 milímetros por día, lo que significa que en total producimos alrededor de 1,3 kilómetros de pelo por mes, o 16 kilómetros por año. Este proceso es resultado de una maquinaria biológica altamente efectiva, cuyos secretos sólo en las últimas dos décadas están empezando a develarse. Hoy se sabe que el pelo es un órgano con una estructura altamente desarrollada, autónoma y capaz de autorrenovarse.

Según explican Marie-Christine Auzou y Sabine Melchor-Bonnet en "Las vidas del cabello" (Editorial Gallimard, 2001), el pelo consta de dos partes principales, el tallo y la raíz (o folículo piloso), insertada profundamente en el cuero cabelludo (4 mm). La papila dérmica, masa ovoide de células conjuntivas que se inserta en la base del folículo, rige los ciclos de crecimiento. En el bulbo se encuentran dos tipos de células, los queratinocitos y los melanocitos. Es en la zona profunda del bulbo donde éstos últimos (uno cada 30 queratinocitos) sintetizan el pigmento que da color al pelo, la melanina.

Los melanocitos la transmiten -en sus dos versiones: la feomelanina (amarilla/roja) y la eumelanina (marrón/ negra), cuya mezcla resulta en todos los colores del pelo humano- a los queratinocitos del tallo piloso en formación. "Así, al mismo tiempo que es producido -escriben Auzou y Melchor-Bonnet-, el cabello se pigmenta y adquiere color."

Proceso multifactorial

Cuando los melanocitos disminuyen críticamente, el pelo se vuelve blanco a la vista. Como los folículos pilosos viven independientemente unos de otros, el encanecimiento de la cabellera se va dando por la suma de cabellos individuales que van quedando sin su color habitual.

Las canas aparecen, en promedio, a partir de los 34 años (con una oscilación de nueve años más o menos) en los caucásicos, y a los 43 (con una oscilación de 10 años más o menos) en los africanos. Entre los primeros, la literatura científica establece que, en promedio, el 50% de las personas tiene por lo menos el 50% de su cabello gris a los 50 años. Esta incidencia parece independiente del sexo y el color inicial del pelo.

"El encanecimiento es un fenómeno multifactorial y multigénico -dice Bernard-. Hay varios genes que lo controlan. El TRP-2 es uno de ellos y buscamos otros."

Para Bernard, el hecho de que este proceso sea progresivo autoriza a suponer que, en el futuro, podrían ensayarse dos estrategias en materia de canas: una preventiva, para impedir la disminución del número de melanocitos, y otra curativa, que permitiría reactivar y volver a multiplicar el reservorio de melanocitos hasta que alcance un tamaño suficiente como para que el pelo vuelva a percibirse pigmentado.

¿Llegará un día en que podamos prescindir de las tinturas?

"Es probable que será más fácil prevenir el encanecimiento que revertirlo -reflexiona el científico-, pero aún no se puede predecir el tipo de sustancias activas ni qué modos de tratamiento serán los finalmente elegidos. Sin embargo, dado que el reservorio de melanocitos está ubicado cerca de la epidermis, es probable que nuestro primer enfoque sea el de intentar obtener un tratamiento tópico (de superficie)."

Fuente: lanacion.com.ar - Volver a Inicio >

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Registros

Visitas al sitio bersoa.com De momento a esta pág: